Cómo es una plantilla metatarsal ortopédica

La metatarsalgia produce dolor en el antepié que normalmente se agrava al caminar, pero ¿qué es la metatarsalgia? Se produce cuando el antepié está expuesto a una sobrecarga continua, lo que puede ocasionar una lesión del tejido. Sus tratamientos se dividen en quirúrgicos y no quirúrgicos y, dentro de este último grupo, están las llamadas plantillas ortopédicas que resultan muy efectivas. Si te preguntas cómo es una plantilla metatarsal ortopédica, sigue leyendo y descubrirás cuáles son sus principales ventajas.

Tratamientos no quirúrgicos

Estos tratamientos suelen tener éxito a largo plazo y se caracterizan por eliminar presión o sobrecarga en la zona afectada. Dentro de los principales tratamientos no quirúrgicos destacan: plantillas metatarsianas ortopédicas, masajes, zapatos para plantillas, ejercicios para fortalecer los músculos del pie, estiramientos de la pantorrilla, etcétera.

Las plantillas metatarsales se caracterizan por cubrir desde el talón hasta el metatarso. Están fabricadas en materiales de calidad, como puede ser piel natural y látex, y sirven para favorecer el descanso y el confort, evitar la aparición de callosidades y reducir el dolor de la metatarsalgia.

Antes de tratar esta patología con plantillas, se ha de hacer un estudio biomecánico del pie para determinar la marcha y llevar a cabo un diagnóstico más completo. Este tratamiento resulta tan importante porque en muchos casos proporciona la estabilidad y el confort que necesita el paciente sin que sean necesaria la cirugía.

Tratamientos quirúrgicos

A veces no basta con el tratamiento no quirúrgico y el paciente debe recurrir a la cirugía. En estos casos, han de tratarse las causas que originan su aparición, como los dedos en garra o los juanetes. En estos casos, la técnica quirúrgica empleada dependerá de varios factores, incluso se puede utilizar una combinación de varios procedimientos para tratar de eliminarlas.

Lo peor de todo es que pueden existir diversas complicaciones post-operatorias. Las más significativas son: infección, trombosis venosa profunda o TVP, problemas en la cicatrización, embolia pulmonar o EP, etcétera. Es necesario indicar que los casos de TVP y EP son particularmente raros, aunque pueden aparecer.

Cómo identificar la metatarsalgia correctamente

Las causas de la metatarsalgia o las razones que predisponen a padecerla son las siguientes: juanetes, dedos en garra, artritis en el dedo gordo, deformidades congénitas, flexibilidad insuficiente en los gemelos o inestabilidad de ciertos ligamentos.

Es conveniente identificar la causa concreta que ha propiciado esta patología para llevar a cabo el tratamiento más efectivo. De cualquier forma, en todos los casos resulta conveniente distribuir el peso o la carga en todo el pie y eso no se consigue con el uso de zapatos de tacón, sino con la utilización de calzado cómodo para el día a día.

Identificar esta patología no resulta complicado, aunque hay que poner especial cuidado para no confundirla con otras lesiones más comunes. El dolor aparece en la parte delantera, en el segundo y tercer dedo del pie, y suele ser muy intenso. Se agrava al caminar o al estar levantado, principalmente cuando el pie está expuesto a superficies duras. El dolor también puede venir acompañado de cierto ardor que se prolonga hasta la punta de los dedos.

Publicaciones relacionadas

Abrir chat