Uso de hormas para ensanchar calzado

Hay que distinguir, por un lado, el uso de hormas para ensanchar calzado, y por el otro, los zapatos de ancho especial y las hormas anatómicas que están presentes en los zapatos terapéuticos, cuyo objetivo es incidir positivamente en la salud de los pies.

Cómo son las hormas para ensanchar calzado

¿Qué es una horma? Las hormas son unos aparatos fabricados en diversos materiales (pueden ser de madera, metal o plástico) que sirven para ensanchar y alargar los zapatos que normalmente generan rozaduras, ampollas e incluso juanetes, cuando no se ajustan lo suficientemente bien o son demasiado estrechos.

Sea como sea, algunas personas tienden a utilizarlos para que sus zapatos dejen de ser tan incómodos y aumentar así su vida útil. Sin embargo, hay que decir que Alviflex no recomienda el uso de estas hormas, pues el zapato seguirá siendo estrecho en la pisada y ancho en la parte de arriba, lo que significa que seguirá alterando la pisada, perjudicando la salud de tus pies. De esa manera, resulta más recomendable adquirir unos zapatos ancho especial sin tener que deformar el calzado.

¿Para qué sirven los zapatos de ancho especial?

Los zapatos de ancho especial son perfectos para las mujeres con pies delicados. Estos zapatos proporcionan la comodidad deseada, sin tener que renunciar a un diseño moderno y estiloso. Están fabricados con materiales de alta calidad y, además, su horma ancha te permitirá utilizar plantillas personalizadas para garantizar la salud y el bienestar de tus pies.

Botas de caña alta, zapatos cerrados, botines y sandalias, todos los modelos de uso cotidiano que necesites para mantenerte abrigada en invierno, gracias a sus materiales ultracálidos, y fresquita en verano, gracias a su correcto sistema de ventilación.

Estos calzados terapéuticos cuentan con un ancho más que generoso para llenarte de confort y confianza, además, su gran variabilidad de diseños te permitirá escoger el modelo ideal para ti, aquel que se ajuste a tu forma de vida y a tu guardarropa.

Hormas anatómicas, la mejor solución

Casi nunca tenemos en cuenta nuestros pies a la hora de escoger el mejor calzado. Muchas veces cuenta la estética y no la salud, algo fundamental para garantizar el bienestar general de nuestro cuerpo. Los pies son una parte muy importante que hay que cuidar, aún más si se tienes pies delicados o algún tipo de deformidad o alteración mecánica.

Ciertas patologías deben contar con la ayuda de algo revolucionario que trate con suavidad los pies. Problemas como los dedos en martillo, juanetes, fascitis plantar o el síndrome del pie diabético pueden acarrear otros problemas serios y resulta de vital importancia el uso de zapatos ortopédicos y hormas anatómicas que respeten la forma natural del pie y se adapten por completo a él.

Estas hormas se encuentran en el calzado terapéutico y en todos aquellos zapatos especialmente diseñados para los pies delicados, y no se parecen en nada a las hormas tradicionales que vemos en el resto de zapatos, que lo único que hacen muchas veces es provocar cansancio y fatiga.

Las hormas anatómicas evitan que el pie se canse y se inflame después de una jornada intensa fuera de casa, gracias a sus acolchados especiales que reducen los impactos producidos al caminar, cuidando la salud de articulaciones tan importantes como las rodillas y los tobillos, y evitando la aparición de rozaduras o callosidades.

Publicaciones relacionadas

Abrir chat