Cómo evitar el contagio de hongos en piscinas

Los vestuarios de las piscinas, tal y como sucede con los gimnasios o polideportivos, son fuente de infecciones. Los hongos y bacterias en los pies son algo bastante común y su contagio es bastante sencillo. ¿Cómo evitar el contagio de hongos en piscinas? Lo cierto es que no resulta tan complicado y a continuación te daremos las pautas para evitarlo.

Los pies son una zona de contagio bastante habitual. Es la parte de nuestro cuerpo que está en contacto casi directo con el suelo y por lo tanto tiene más posibilidades de infección. La sumicomicosis y la dermatomicosis son las infecciones más habituales, ¿quieres saber cómo prevenir su contagio?

Consejos para prevenir el contagio por hongos

  • Usar chanclas en duchas públicas. Es primordial que el pie no toque el suelo mojado y si en ese momento no disponemos de chanclas, es preferible ducharse con los calcetines puestos.
  • No tocar el suelo con el pie en zonas comunes. Es muy típico hacerlo, por ejemplo, cuando queremos subir al trampolín de la piscina. Ahora bien, el riesgo de contagio se multiplica cuantas más personas hayan tocado una superficie.
  • Pies secos tras la ducha. Hay que asegurarse de secarlos muy bien, pues la humedad es la responsable de la aparición de hongos.

Cómo evitar el contagio de hongos en piscinas

  • Una vez se ha practicado deporte conviene lavarse el pie sin demorarse demasiado. El sudor produce humedad y la humedad aumenta el riesgo de sufrir hongos en los pies, principalmente en los espacios entre los dedos.
  • Es conveniente dejar que las zapatillas se sequen tras el desarrollo de cualquier actividad física.
    Es lógico que en el interior del calzado deportivo se genere humedad después de hacer un entrenamiento. Por esa razón, antes de volver a ponernos esas zapatillas, es conveniente que se hayan secado efectivamente. Un truco muy efectivo es poner dentro papel de periódico para que absorba la humedad. En el caso que nos ocupa, es importante dejar secar las chanclas al aire libre.

Estos son algunos consejos para saber cómo evitar el contagio de hongos en piscinas. Se trata de algunas recomendaciones sencillas y también eficaces para evitar su aparición. Y es que no cuesta nada ponerlas en práctica como medidas de prevención.

Hongos en los pies, un problema podológico común

Los hongos en los pies, más concretamente los hongos en las uñas, son un problema podológico bastante frecuente. Este infección tiene cura, aunque es muy molesta y el tratamiento suele durar bastante.

Cómo evitar el contagio de hongos en piscinas

Para evitar los hongos en nuestra vida diaria es necesario mantener un aseo responsable. Lo primero es utilizar calzado para pies delicados, fabricado en materiales de calidad que permitan que el pie respire. Solo así prevenimos la acumulación de humedad, responsable de su aparición.

Los principales tipos de hongos en las uñas

Dependiendo de la causa y de la forma en la que aparecen, los hongos se pueden clasificar en cinco tipos diferentes. Y es que ya hemos hablado de cómo evitar el contagio de hongos en piscinas, ahora bien, ¿una vez han aparecido? El remedio para acabar con ellos suele ser a base de cremas y pastillas orales, medicamentos recetados por el médico o podólogo.

La paciencia es primordial, pues los hongos en los pies no son fáciles de curar. En ocasiones, puede demorarse un año hasta que las uñas crecen y sanan. Claro que ese tiempo puede multiplicarse si no se cumple a rajatabla con el tratamiento.

Publicaciones relacionadas

Abrir chat