Uñas encarnadas: consejos para aliviar esta condición

Contar con una buena higiene podológica y la elección de calzado ortopédico, son dos medidas importantes si deseamos mantener la salud de nuestros pies. Pero cuando no seguimos ninguna de las dos corremos riesgos de sufrir diferentes condiciones podológicas, una de las más comunes son las uñas encarnadas, un cuadro que produce un intenso dolor y muchas molestias.

Quienes optan por zapatos muy apretados o anchos, o las personas que no cortan adecuadamente sus uñas, son los principales candidatos a padecer de este problema, en especial cuando diariamente se caminan distancias importantes.

Del mismo modo si se cuenta con uñas que nacen hacia abajo, o que son demasiado gruesas, es común sufrir de uñas encarnadas. En estos casos, donde la propensión es mayor, es muy importante usar zapatos para pies delicados, que garanticen la comodidad y ayuden a mantener en buen estado la zona. Es bueno recordar que el calzado debe ser de nuestra talla, nunca nos debe quedar apretado o demasiado grande, si tomamos en cuenta esta medida favorecemos la prevención de uñas encarnadas.

Para aliviar las molestias generadas por una uña encarnada, lo mejor es sumergir los pies en agua de tibia a caliente cuatro veces al día durante algunos minutos. Esto hará que la piel de la zona se ablande, pudiendo ser más fácil de manipular.

Luego se puede masajear suavemente la zona en la que la uña se encuentra encarnada, así aliviaremos el enrojecimiento y el dolor ocasionado por esta condición. Si además hay infección, es fundamental limpiar delicadamente con un algodón empapado en alguna sustancia antiséptica para evitar mayores complicaciones.

Al momento de cortar las uñas es importante nunca redondear las puntas, esto favorece al encarnamiento, las mismas deben cortarse siempre rectas y de ser necesario se pueden limar un poco.

Siguiendo estas recomendaciones que te damos en Alviflex, conseguirás mantener tus uñas y pies saludables.

Publicaciones relacionadas

Abrir chat