Cómo escoger el calzado según mi pie

Pasamos la mayor parte de nuestro día usando zapatos, y a pesar de eso seguimos viendo el calzado únicamente como un accesorio cuando es parte fundamental de la salud de nuestros pies. Y es que cuando tenemos alguna condición podológica particular debemos elegir el calzado que más nos  beneficie, reduciendo al mínimo el impacto o las molestias para poder realizar nuestras tareas diarias.

Independientemente de nuestro tipo de pie, es fundamental elegir zapatos cómodos y flexibles, que nos ofrezcan un buen soporte anatómico para poder caminar adecuadamente, ésta es la mejor forma de prevenir futuras molestias y lesiones.

Si sufres de juanetes es necesario evitar los modelos de tacón alto y optar por zapatos de ancho especial que no sean estrechos en la punta, de esta forma permitimos que el pie esté cómodo y evitamos el dolor y que el juanete constantemente roce con el zapato produciendo callosidades.

Las personas con pie plano deben utilizar un calzado anatómico con un buen soporte, que permita que el pie esté cómodo y que además permita el uso de plantillas ortopédicas personalizadas, normalmente requeridas para aportar al pie el arco que naturalmente no posee.

Si por el contrario se sufre de pie cavo es muy importante usar zapatos de suela blanda, que sean amplios y que ofrezcan un buen soporte, éste tipo de calzado ayudará a aliviar las molestias. Sin embargo es se deberá consultar a un podólogo para recibir recomendaciones puntuales en cada caso.

No olvides que siempre debes comprar tus zapatos durante la tarde, cuando el pie se encuentra más hinchado, de esta forma te aseguras que el mismo no te produzca roces o molestias que podrían derivarse en dolor y callosidades.

En Alviflex te recordamos la importancia de adquirir calzado de calidad que te haga sentir cómodo sin poner en riesgo tu salud, siempre tomando en cuenta tu tipo de pie para dar con la decisión más acertada.

Publicaciones relacionadas

Abrir chat